2º. DOMINGO DE ADVIENTO

MISIÓN EVANGÉLICA

“VOCES DE ADVIENTO”

Lectura del A.T. Isaías 42:3

No acabará de romper la caña quebrada ni apagará la mecha que arde débilmente. Verdaderamente traerá la justicia.

Lectura del N.T Romanos 13:11-14

Y esto, conociendo el tiempo, que es ya hora de levantarnos del sueño; porque ahora está más cerca de nosotros nuestra salvación que cuando creímos.

La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos, pues, las obras de las tinieblas, y vistámonos las armas de la luz.

Andemos como de día, honestamente; no en glotonerías y borracheras, no en lujurias y lascivias, no en contiendas y envidia, sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

Lectura del Evangelio Mt. 25:5-10

Y como tardaba el novio, todas cabecearon y se quedaron dormidas.

A la medianoche se oyó gritar: “¡He aquí el novio! ¡Salgan a recibirle!”. 7 Entonces, todas aquellas vírgenes se levantaron y alistaron sus lámparas. 8 Y las insensatas dijeron a las prudentes: “Dennos de su aceite, porque nuestras lámparas se apagan”. 9 Pero las prudentes respondieron diciendo: “No, no sea que nos falte a nosotras y a ustedes; vayan, más bien, a los vendedores y compren para ustedes mismas”.  Mientras ellas iban para comprar, llegó el novio; y las preparadas entraron con él a la boda, y se cerró la puerta.

Siempre que miramos la vida como cualquier humano, podemos juzgarla tan injusta, tan pesada y fatal.

Mucha gente buena se muere; hombres realmente valiosos se enferman y fallecen con penosas enfermedades; personas tan morales, llenos de valores no son reconocidas; mucha gente verdaderamente perversa y mala, salen bien librados de la justicia sin recibir su merecido.

En el salmo 73:2-3, un hombre de Dios confiesa lo siguiente: En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies; Por poco resbalaron mis pasos. Porque tuve envidia de los arrogantes, viendo la prosperidad de los impíos.

Nadie es tan espiritual, tan maduro, tan fuerte para no pecar contra Dios al mirar la vida olvidada de Dios o Dios olvidado de la vida. “Por lo tanto, si alguien piensa que está firme, tenga cuidado de no caer.” Dice la palabra en 1 Corintios 10:12.

Las vírgenes prudentes también cabecearon y se durmieron igual que las insensatas. Muchos de nosotros nos quedamos días, meses y hasta años mirando la vida como el escritor de Eclesiastés, observe lo que dice:

  • ¿Qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol? 1:3
  • Me puse luego a considerar mis propias obras y el trabajo que me había costado realizarlas, y me di cuenta de que todo era vana ilusión, un querer atrapar el viento, y de que no hay nada de provecho en este mundo. 2:11.
  • En fin, ¿qué saca el hombre de tanto trabajar y de tanto preocuparse en este mundo?2: 22
  • ¿Qué provecho saca el hombre de tanto trabajar? 3:9.
  • Esto es realmente lamentable: que tal como vino al mundo, así también se irá. ¿Y qué sacó de tanto trabajar para nada? 5:16.

¡Solo a Dios la gloria! La salvación solamente viene de Dios; ¡Él no quebrará la caña podrida y débil, No apagará la vela que está muriéndose! Dios nos llevará a levantar nuestra mirada para ver la vida con una óptica cristiana, afianzada en sus fieles promesas. La voz de los voceros nos alerta: Si alguno no ama al Señor, quede bajo maldición. ¡Maranatha! ¡Sí, ven pronto Señor Jesús! 1 Corintios 16:22.

¡Bendiciones amigos y hermanos del camino, del buen camino de Dios! Pbro. Carlos César González Cruz

Comments

comments

1 comentario

Deja una respuesta

  • vreyro linomit
    3 enero 2021 at 7:40 am -

    Hi my friend! I want to say that this post is awesome, nice written and include almost all vital infos. I would like to see more posts like this.