Biden revoca decretos de Trump sobre migración, redes sociales y estatuas

  • Además, Biden se reunió con dreamers en la Casa Blanca.

Agencia

WASHINGTON. El presidente estadounidense, Joe Biden, revocó este viernes una serie de decretos de su antecesor, Donald Trump, sobre inmigración, redes sociales y destrucción de estatuas confederadas, entre otros temas.

La Casa Blanca informó de la anulación de varias proclamaciones y órdenes ejecutivas de Trump.

En uno de los anuncios, Biden informó del fin de una política que desde noviembre de 2019 impedía obtener visados a los inmigrantes incapaces de pagar por gastos sanitarios en Estados Unidos y también a aquellos individuos que no pudieran probar que obtendrían un seguro médico un mes después de llegar al país.

Biden aseguró que su gobierno quiere “expandir el acceso a una atención médica asequible y de calidad”, pero para ello no necesita prohibir la entrada de inmigrantes con pocos recursos económicos.

Por otro lado, el gobernante anuló una orden de Trump para que el Departamento de Justicia investigara a compañías como Facebook y Twitter por eliminar contenidos falsos o que incitan a la violencia.

El propio Trump, que consideraba que esas políticas restringían la libertad de expresión, fue vetado en Twitter y Facebook después del asalto al Capitolio del pasado 6 de enero.

Otra de las órdenes revocadas se refería a la ayuda exterior: su objetivo era que toda la asistencia de Estados Unidos fuera distribuida con un mismo logotipo, en vez de con los diferentes símbolos que lleva en la actualidad, dependiendo de la agencia que la entrega.

Asimismo, Biden acabó con un proyecto para construir un nuevo monumento bautizado como “Jardín nacional de los héroes de Estados Unidos”, con el que Trump quería rendir homenaje a una variedad de figuras históricas, desde estrellas de la música como Whitney Houston hasta políticos conservadores, como el reverendo evangélico Billy Graham.

También fue revocada una orden que Trump firmó en junio de 2020 para pedir que se persiguiera “en la mayor medida posible” cualquier acto de vandalismo contra propiedades federales.

El expresidente tomó esa medida a raíz de la ola de protestas contra el racismo que sacudió a Estados Unidos por la muerte, en mayo de 2020, del afroamericano George Floyd, asfixiado por un policía blanco.

En ese suceso hizo que algunos manifestantes destruyeran las estatuas de quienes lucharon en el bando de la Confederación durante la Guerra Civil (1861-1865) por considerarlas símbolos racistas. La acción se extendió también a monumentos de los padres fundadores del país y de los exploradores vinculados a la “conquista” española de América.

Joe Biden también recibió este viernes en la Casa Blanca a seis dreamers, jóvenes traídos cuando eran niños por sus padres indocumentados y con los que departió sobre sus experiencias, para impulsar una reforma migratoria que regularice a unos 11 millones de personas sin documentos.

En la mansión presidencial, los jóvenes hablaron con el mandatario de sus experiencias personales como trabajadores de la salud, del sector agrícola o la educación.

María Praeli, originaria de Perú; Jirayut “New” Latthivongskorn, de Tailandia; Astou Thiane, de Senegal; Esmeralda Tovar-Mora y Karen Reyes, nacidas en México, y Leydy Rangel, de padres mexicanos, fueron los invitados a la Casa Blanca.

Durante el encuentro, Biden “reiteró su apoyo a los dreamers, a los titulares del TPS (Estatus de Protección Temporal), a los trabajadores agrícolas y otros trabajadores inmigrantes esenciales”, detalló la Casa Blanca en un comunicado.

También abordaron la reforma migratoria y, en ese sentido, el presidente expresó el “fuerte apoyo” de su Administración a los proyectos de ley de Sueños y Promesas, y de Modernización de la Fuerza Laboral Agrícola.

Ambas iniciativas, aprobadas en marzo pasado por la Cámara Baja, buscan otorgar una vía a la ciudadanía para los dreamers, los trabajadores del campo y los beneficiarios de TPS y de Salida Forzosa Diferida (DED, en inglés).

Esas propuestas son parte del esfuerzo de los demócratas para regularizar a inmigrantes ya amparados por beneficios migratorios, mientras se abre camino la reforma integral de Biden.

Para salir adelante, ambos proyectos deberán obtener el visto bueno del Senado, donde es complicado que salgan adelante debido a la ajustadísima mayoría demócrata en esta cámara.

Fuente: Forbes.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta