Caos por pavoroso Incendio en Zona Hotelera de Tulum

TULUM 

Por Francisco Canul > Quequi 

El devastador incendio que se registró durante la noche del miércoles en la Zona Hotelera de Tulum, que redujo a cenizas más de 40 establecimientos evidenció que los cuerpos de rescate llámese Bomberos, Protección Civil y la Policía Municipal, están totalmente rebasados, pues llegaron cuando ya las llamas del fuego habían arrasado con los inmuebles, además se vivió un caos vehicular por casi tres horas en toda la vía costera, debido a la deflagración. 

Sin lugar dudas, el “infierno” de anoche demostró que en Tulum, uno más de los destinos turísticos más importantes del mundo, no cuenta con un plan para la atención de emergencias, que es un instrumento de planeación y respuesta para estar en condiciones de atender y proporcionar respuesta inmediata y eficaz a situaciones de emergencia afectando de manera repentina las actividades cotidianas, pues este documento debe tener como propósito prevenir impactos a la vida humana, proteger comercios y el medio ambiente, sostiene el consejero del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Gabriel Sifri Jiménez. 

“Hay una irresponsabilidad de parte del gobierno municipal y Protección Civil, siendo que la seguridad y atención a emergencias es una actividad corresponsable y participativa, cuyas bases fundamentales son la protección y conservación del individuo, sus bienes y entorno, y el documento del que hablo, es una herramienta fundamental no limitativa ante emergencias o incendios, como los ya ocurridos en la Zona Hotelera de Tulum”, explicó Sifri Jiménez.  

Y es que más de tres mil personas incluyendo niños de diferentes hoteles fueron desalojadas con premura a causa del súperincendio que consumió totalmente la tienda Go-Mart, Farmacia Good Life, Comercio de Tatoo Percing, Restaurante Bar Jungle Maskel, Boutique Jungle Market, además de 30 locales comerciales y 10 cuartos de hotel en la Zona Hotelera de Tulum. 

Ante la magnitud del “infierno” que se desató -aunque se desconocen las causas-, los ciudadanos primeramente y luego más tarde las autoridades determinaron evacuar un área superior al medio kilómetro a la redonda, 600 metros en total aproximadamente; afortunadamente, no hubo pérdidas humanas, pues igual los paramédicos en sus ambulancias llegaron cuando ya el fuego se llevaba lo que estaba a su paso.  

El consejero del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Gabriel Sifri Jiménez, señaló que el gobierno municipal está rebasado, no han implementado el protocolo para atender el problema de caos vehicular en la zona costera, para atender esta problemática que la noche del miércoles no permitió que los cuerpos de auxilio lleguen a tiempo, pues llegaron cuando ya todo está reducido a cenizas. 

“La falta de políticas públicas de prevención de, ha puesto en riesgo la vida de miles de trabajadores y turistas, lo cual quedó en evidencia anoche al no haber una actuación de manera oportuna, ya que el tráfico y caos estaba en su mero apogeo al momento en que se registró el incendio”, dijo Sifri Jiménez. 

Tras el incendio que dejó pérdidas incalculables igual quedó en evidencia un inevitable escenario, como lo es la falta de aplicación efectiva y revisión continua de los ordenamientos ambientales existentes, pues justamente en el sitio de la deflagración quedó al descubierto la vulnerabilidad de la zona costera y sus ecosistemas que han resentido las repercusiones del desarrollo generando una crisis ambiental, pues todo fue sobre una zona que fue de dunas y manglares.  

Eran ya poco más de las 10:30 de la noche del miércoles, un incendio se viene registrando desde hace casi 30 minutos justamente sobre el kilómetro 6.5 de la vía costera Tulum-Boca Paila, y ha provocado en la carretera un caos vehicular en ambos sentidos, hasta que por fin logran llegar dos unidades del Cuerpo de Bomberos y se dan a la tarea de luchar contra las llamas, a fin de sofocarlas. 

Empresarios de la Zona Hotelera, refieren “Por qué no se dice que el incendio fue sobre una zona de mangles, que nunca se debió de impactar, solo hablan de los daños a comercios, en ese lugar nunca debió existir desarrollos turísticos; ese es el tema, en la Zona Hotelera, lo que urge para evitar lo de anoche que tardaron en llegar los bomberos, es un estacionamiento alterno”. 

“Un estacionamiento alterno, y no camino, es para que no bajen vehículos a la zona costera, un estacionamiento masivo a la altura de la avenida Kukulcán, para que el tráfico sobre el tramo costero de siete kilómetros sea en vehículos tipo eléctricos y bicicletas en su mayoría, y sostengo que es la solución, porque un camino alterno solo alterará más el manglar, ahora lo que sigue a mi juicio, es que las autoridades y dueños de los comercios que construyeron sobre los humedales, respondan por impactar así el mangle”. 

“Para qué y porque digo esto, pues por la falta de espacio precisamente para que entren las pipas, el incendio acabó con los negocios, la Zona Hotelera de Tulum es una bomba de tiempo, pero insisto en que se tienen que analizar y ver que tanto daño ambiental provocó el incendio, y seguro habrá más daños ahora que todos vengan con la remodelación, la mejor solución es dejar construir ahí, que la autoridad mejor no otorgue más permisos”. 

Tras el siniestro de la noche del miércoles algunos ambientalistas dicen que ya pueden asegurar que el mayor impacto que ha tenido este tipo de proyecto se refiere a las serias alteraciones que se han provocado en las zonas costera, como lo es la modificación de los sistemas naturales, lagunas, playas y humedales, de los cuales el incendio revela que han sido drenados y terraplenados para la construcción de los comercios que se quemaron hoteles, impacto que será mayor ahora que vengas las reconstrucciones. 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta