La tala indiscriminada de la selva, así como áreas naturales para el desarrollo de actividades turísticas, ponen en peligro a cientos de especies.

Depredación ecocida desplaza a la fauna

TULUM. La tala indiscriminada de la selva, así como áreas naturales para el desarrollo de actividades turísticas, consideradas el hábitat natural de cientos de especies en peligro de extinción, no son más que acciones negativas del hombre que han provocado que la fauna silvestre emigre al poniente de la ciudad, teniendo que cruzar a veces la carretera y en muchas ocasiones son atropellados, o en otras circunstancias en su huída aparecen en la comunidad, en donde permanecen en cautiverio.

Samuel Castillo Sosa, ambientalista de la localidad, dijo que “en consecuencia, la migración de los animales es aprovechada por personas inconscientes que los capturan para su comercialización y/o en otras de las circunstancias tenerlas en cautiverio, sin que ninguna autoridad de los tres órdenes de Gobierno, sociedades protectoras de animales u otras organizaciones creadas para este fin, se interesen por este problema que se da en esta región”, indicó.

La destrucción de áreas como el Parque Nacional Tulum, obliga a jabalíes, monos, tejones, boas, ardillas, venados, tigrillos, jaguares y demás especies de la región, a huir lejos ante la destrucción de su hábitat natural; “sin lugar a dudas, los daños que han sufrido las selvas tropicales, dunas, manglares y la contaminación ambiental, son uno de los problemas más perjudiciales que actualmente afectan a la flora y la fauna de Tulum”, destacó el biólogo Martín Méndez Esquivel.

En este orden, fuentes de la Dirección de Desarrollo Urbano y Ecología Municipal, admitieron que los efectos que han sufrido las selvas no sólo han sido de la naturaleza, sino que también de la mano del hombre que ha destruido miles de kilómetros cuadrados de montes, selva tropical y manglares.

La fuente señaló que la contaminación se presenta cuando se produce un desequilibrio, como resultado de agregar sustancias que causen efectos adversos al hombre, a los animales, a las plantas, a los ecosistemas y materiales expuestos a dosis elevadas que superen los niveles normales aceptados por la naturaleza, todo esto causado por los grandes desarrollos turísticos.

Los testimonios de diferentes habitantes señalan que hoy por hoy se está dando una fuerte migración de diferentes especies animales, sobre todo en los sitios donde actualmente se está devastando grandes extensiones de selva, dunas y manglares. (Por Rossy López).

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta