Intensa preparación

Por Alberto Salazar Quequi 

El campeón absoluto de peso Superpluma que reconoce el Consejo Mundial de Boxeo (WBC, por sus siglas en inglés), el cancunense Miguel “Alacrán” Berchelt, es uno de los monarcas más sólidos de la actualidad, pues además de haber realizado seis exitosas defensas de su corona, en cada combate muestra su calidad, golpeo y buen boxeo. 

Y la séptima defensa llegará este próximo sábado 20 de febrero en la “Burbuja” del hotel MGM Grand de Las Vegas, Nevada, donde enfrentará al ex campeón mundial invicto de peso Pluma del WBC, el sonorense radicado en California, Óscar Valdez. 

Ante ello, el monarca se encuentra trabajando fuerte bajo las indicaciones de su mánager José Alfredo Caballero en la ciudad de Hermosillo, Sonora. 

Berchelt Cervera, nacido el 17 de noviembre de 1991 en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, orgullo de la Región 93 de esta bella ciudad, quería convertirse en una estrella del futbol soccer; es seguidor del equipo de los Pumas de la UNAM y del icónico jugador Hugo Sánchez, y realizó una prueba para ser admitido en el equipo juvenil, pero fue rechazado. 

Pronto encontró un deporte diferente y que se convirtió en su nueva pasión, comenzando a entrenar boxeo a los 16 años de edad. 

Su debut profesional en el boxeo lo realizó el día de su cumpleaños número 19 (17 de noviembre del 2010), empezando el camino para cumplir un nuevo sueño: Coronarse como campeón mundial. 

Tras una espectacular racha de 15 victorias consecutivas finalmente tuvo la oportunidad de contender y ganar el título Superpluma Juvenil Intercontinental del WBC que se encontraba vacante y del cual le hizo su primera defensa tan sólo dos meses después. 

El 15 de marzo del 2014, Berchelt tuvo su primera y única derrota a manos de Luis Eduardo Flores, en una pelea realizada en Chiapas. Esta derrota lo hizo adquirir más madurez y corregir errores que la llevaron a evolucionar como boxeador a pasos agigantados. 

Después de regresar al camino del triunfo y cosechar importantes victorias, llegó el momento de su consagración el 28 de enero del 2017, cuando derrotó en una impresionante y sangrienta guerra al ex campeón mundial, Francisco “Bandido” Vargas, arrebatándole el cinturón de peso Supermosca del WBC y cumpliendo así su sueño de ser campeón verde y oro. 

La convicción del “Alacrán” en su habilidad para ser grande ha sido inquebrantable, incluso antes de que su talento se hiciera evidente en el ring. Es por eso que es reconocido como uno de los campeones más sólidos a nivel mundial y está más que listo para la próxima etapa de su carrera, una que espera que lo posicione junto a algunos de los íconos mexicanos del boxeo. 

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta