La Fiscalía General exonera al general Salvador Cienfuegos

  • La FGR informó que no encontró nexos del exjefe del Ejército con el narcotráfico y que su situación patrimonial no tiene irregularidades.

Agencia

MÉXICO. La Fiscalía General de la República (FGR) exoneró al exsecretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, quien fue acusado en Estados Unidos de narcotráfico y lavado de dinero y extraditado a México para ser investigado a petición del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

El exjefe del Ejército en el gobierno de Enrique Peña Nieto fue detenido en los Ángeles, California, el 15 de octubre del año pasado, a solicitud de la Agencia Antidrogas de EU (DEA, por sus siglas en inglés) se le acusaba de brindar protección a cambio de sobornos a un grupo relacionado con el cártel de los Beltrán Leyva, en concreto con la célula encabezada por Juan Francisco Patrón Sánchez, ‘el H2’.

Luego de una cruzada diplomática, el gobierno de Estados Unidos accedió a entregar a México al general en retiro. Llegó el 18 de noviembre en el aeropuerto de Toluca, Estado de México, donde fue notificado de que se abriría una investigación en su contra y puesto en libertad ese mismo día.

La FGR detalló que el 9 de enero pasado, Cienfuegos conoció las imputaciones hechas por las autoridades norteamericanas, así como las investigaciones realizadas por la Fiscalía General de la República en el caso, teniendo acceso a todo el expediente, y que a partir de esa fecha aportó sus elementos de prueba y se llevaron a cabo todas las acciones necesarias para obtener las evidencias,

“Se llegó a la conclusión de que el General Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada por las autoridades norteamericanas; y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos”, señaló este jueves la FGR en un comunicado luego de que el Departamento de Estado de EU difundiera en la acusación contra el militar mexicano que entre las pruebas que tenía comunicaciones del militar con integrantes de este grupo delictivo a través de una BlackBerry.

La institución a cargo de Alejandro Gertz Manero agregó que tampoco se encontró prueba alguna de que hubiera utilizado ningún equipo o medio electrónico, ni que hubiera emitido orden alguna para favorecer al grupo delictivo señalado en el caso, según la acusación del gobierno norteamericano la relación del Cienfuegos con el grupo era tal que era apodado ‘el Padrino’.

Agregó que del análisis de su situación patrimonial y el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, no apareció dato alguno o síntoma de obtención de ingresos ilegales o acrecentamiento de su patrimonio fuera de lo normal, de acuerdo con sus percepciones en el servicio público.

“Por los motivos anteriores, y con base en los razonamientos y pruebas en la carpeta correspondiente, la Fiscalía General de la República, a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO), ha determinado el no ejercicio de la acción penal, en favor del General Salvador Cienfuegos Zepeda”, concluyó la FGR en su comunicación.

La detención del militar generó tensión entre ambos países debido al sigilo de la investigación de parte de la DEA, que no comunicó al gobierno mexicano que Cienfuegos estaba en la mira, por lo que se formalizaron reclamos por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores y se comenzó un acercamiento para que se lograr la extradición.

El 18 de noviembre, el Gobierno de EU solicitó a la juez que llevaba el caso contra Cienfuegos retirar los cuatro cargo relacionados con fabricar, importar y distribuir narcóticos, así como con lavado de dinero como un “reconocimiento de la sólida asociación de aplicación de la ley entre México y Estados Unidos”, lo que fue concedido.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard afirmó que la extradición no significaría que habría impunidad en el caso y que traer al militar era una muestra del respeto a la soberanía del país debido a que los delitos de los que se le acusaba se habrían cometido en México. El presidente Andrés Manuel López Obrador también manejó esta misma narrativa.

La agencia Reuters informó días después de la extradición que el gobierno de México se comprometió con el de EU a arrestar a un líder de un cártel de alto nivel involucrado en el tráfico de grandes cantidades de fentanilo para que se retiraran los cargos en contra del exsecretario de la Defensa Nacional mexicano.

Este mismo jueves, el embajador de EU en México, Christopher Landau, aseguró que el gobierno de Donald Trump devolvió a México “sin condiciones” a Cienfuegos.

“Es importante destacar que nosotros devolvimos al general Cienfuegos sin condiciones, porque el (ex) fiscal (William Barr) revisó todo el caso y él decidió que, realmente, le correspondía a México en primer lugar investigar este caso”, sostuvo en una videoconferencia.

Información: Expansión Política.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta