La vacuna: Entre la fe y la razón

El pueblo partió del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino.Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.

Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía. Números 21:4-9

La serpiente de bronce levantada por Moisés, es prefigura de la obra redentora de Jesús en la cruz.Fue colocada sobre una asta como única salvación de las mordeduras de las serpientes venenosas. Jesús la comparó con su muerte sobre la cruz: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.Jn 3:14-15.

En el logo de los médicos, vemos una serpiente enrollada, representando al dios griego Asclepio, o Esculapio para los romanos. En la mitología griega, Asclepio tenía una vara que tenía el poder de curar todas las enfermedades,en las sociedades antiguas, la vara expresaba la idea de unir el cielo y la tierra.

El bronce, entre los metales simboliza la humanidad, el salvador se hizo carne y habitó entre nosotros, vivió, padeció y murió muy humano. Jesús es el Salvador que une a la humanidad con Dios, él hizo que el cielo y la tierra se juntara conciliando al hombre con Dios. Tal humanidad muestran los médicos quienes están donde están los enfermos, sean quienes sean, en las condiciones que se encuentren con el propósito de salvar vidas.

Gracias damos a Dios por los médicos, enfermeras y personas dedicadas a poner la vacuna contra el Covid-19. Con ella, muchos se salvarán, y con Cristo tendrán vida eterna.

¡Bendiciones amigos y hermanos del camino, del buen camino de Dios! Pbro. Carlos César González Cruz.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta