Mente fuerte, atletas fuertes

Por Dylan Vera Silva

Quequi

Cuantas veces escuchamos todos los requisitos físicos que se deben de tener para poder ser un deportista completo, ciertos atributos físicos, algunos que se pueden trabajar, otros que simplemente se encuentran fuera del control humano, como la complexión o la estatura.

En el último año fuimos testigos, en el deporte mexicano, de situaciones en las que estos elementos físicos fueron decisivos en el desarrollo de los atletas como lo vimos con las denuncias dentro de la delegación mexicana de natación y el equipo de nado sincronizado, y es justo ahí en donde la mente juega el papel más importante.

La parte medular que quiero explotar en este artículo, es la de la fortaleza mental, y que entendamos que no solo está dedicada a los atletas de alto rendimiento, es una realidad que nos alcanza a todos y por consecuencia sin una mente fuerte, va a ser casi imposible que una persona con metas como bajar de peso y mejorar su salud, pueda cumplirlas.

Evidentemente en el deporte de alto rendimiento, encaminado a Juegos Olímpicos, el trabajo mental es básico, va a ser el punto de partida para que, contando la crísis del Covid 19 y las dudas que hay con respecto a la organización del evento en Tokio, los atletas que buscan su pase al evento, se mantengan constantes en su desarrollo para llegar de la mejor forma física y mental posible.

Para que tengamos una base más solida entendamos que una mente fuerte en el deporte nos va a permitir lograr metas tangibles sin que el entorno, el Covid 19, las críticas de las personas que nos rodean que incluso pueden llegar a venir por parte de nuestros familiares, las decisiones de los organizadores de los eventos o incluso la presión social, obstaculice el proceso y te lleve a dejar de creer en tu potencial y a olvidar la razón por la cual comenzaste.

No es la intención sonar como que solo algunos privilegiados pueden llegar a este nivel, pero te hago una pregunta, de tu círculo social, ¿Cuánta gente conoces que ha logrado tener un cuerpo sano o ha conseguido objetivos físicos que al principio parecían casi imposibles? Ya que identificaste, es precisamente ahí en donde un ejemplo de mentalidad fuerte está conviviendo contigo.

Los deportistas de mente fuerte, saben decir “NO”, no a faltar a un entrenamiento, no a dejar sus alimentos por cumplir el capricho de terceros, no a romper sus hábitos por querer darse un “respiro” sin haber conseguido sus metas. Saben perfectamente que el fracaso viene casi de la mano en cada punto del proceso, pero recuerda que, Manny Pacquiao comenzó enfrentando problemas de drogadicción por la pobreza que vivía, cobraba dos solares por pelea a los 16 años y en diversas ocasiones durmió en el ring en donde entrenaba, todo para llegar a ser uno de los boxeadores mas aclamados de nuestros tiempos.

Un elemento que caracteriza a los deportistas de mente fuerte, hablando de alto rendimiento y los deportistas convencionales que día a día entrenan por intereses personales, es que nunca responsabilizan a nadie de su felicidad y estabilidad, los atletas hacen el deporte y buscan sus metas basándose en el amor que sienten por sus respectivas disciplinas. Saben que en el momento en que dejen de sentir la pasión es momento de optar por nuevos desafíos, pero jamás, se enfrascan en culpar a los demás.

Debemos de aprender a que los cambios son buenos, pero una mente fuerte no solo los acepta, si no que, sienten hasta entusiasmo por estos nuevos retos, entendiendo que no son ni mas ni menos relevantes, si no que la vida lleva un proceso y para llegar a la meta hay que estar conscientes que vamos a tener que afrontar desafíos que, en la mayoría de las ocasiones no teníamos contemplados.

Para trabajar de forma profesional la fortaleza de la mente, hay que hacer mención de la disciplina que estudia esta área, la psicología deportiva, misma que es definida por el Comité Olímpico Mexicano como; el estudio científico de los factores psicológicos asociados con la participación y el rendimiento en el deporte. Como puedes ver, no está limitado a los atletas de alto rendimiento, así que si tú estas luchando por alcanzar alguna meta personal para mejorar tu físico, y no logras avanzar, quizás te hace falta explorar esta rama.

La psicología deportiva, enfocada a fortalecer la mente, analiza el por qué un deportista se comporta de la manera en que lo hace, como su entorno, entrenadores, familia y situaciones personales influyen en su crecimiento. Una vez que entendemos la importancia de estudiar y trabajar la mente, serás capaz de hacer frente a presiones de entrenamientos, mejorar tu rendimiento, tener una mayor comunicación con las personas cercanas y que entiendan que estas en un proceso personal y sobre todo, disfrutar el deporte o actividad física en la que te estes desempeñando.

Comments

comments

No hay comentarios

Deja una respuesta